¿Por qué los emprendedores crean empresas en vez de unirse a ellas?

Resumen:

“¿Por qué los emprendedores crean empresas en vez de unirse a ellas? Los emprendedores piensan que son mejores de lo que muestran sus currículos y se dan cuenta de que pueden ganar más dinero yendo solos en lugar de ser empleados.   Y en muchos de los casos, tienen razón.”

¿Por qué los emprendedores crean empresas en vez de unirse a ellas? Steve Blank escribió este articulo; es tan importante que puede ayudar a entender por qué alguien emprende.

En mantenimiento decimos que si algo está funcionando bien, no lo toques; esto lo comento en alusión a que existen ciertas publicaciones, generalmente en inglés que otros blogueros intentan darle “su toque personal” en nuestro idioma o curan tanto el contenido que pierden su esencia. Considero que el articulo titulado «¿Por qué los emprendedores crean empresas en vez de unirse a ellas?» vale la pena compartirlo sin tocarle una letra, es decir, no realicé un movimiento de “botón derecho traducir”, sino cuidé que expresara fielmente el manuscrito y lo presento como si lo estuvieran compartiendo en nuestro idioma.

Personalmente lo he disfrutado mucho y fue motivo de una gran introspección con mi esposa por un par de días, pues recordamos cuando emprendí la primera vez y me dijo “cielo, ya no vas a regresar a trabajar, ¿verdad?” Yo le respondí “pero si estoy trabajando amor” Ella me lo decía en alusión a que no me emplearía de nuevo, sino que me iría por otro camino, el del emprendimiento. De eso, ya hace 10 años.

A continuación les presento la reflexión de Steve Blank; al final por favor dame tus comentarios de esta tremenda pieza de lectura empresarial:

 ¿Por qué los empresarios crean empresas en vez de unirse a ellas?

Publicado el 11 de abril de 2018 por Steve Blank

Si me preguntara por qué me sentí atraído por las startups (emprendimientos tecnológicos) en lugar de trabajar en una gran empresa, habría respondido en varias ocasiones:

  • «Quiero ser mi propio jefe»
  • «Me encanta el riesgo»
  • «Quiero horarios de trabajo flexibles»
  • “Quiero trabajar en problemas difíciles que importan»
  • «Tengo una visión y quiero llevarla a cabo»
  • » Vi una mejor oportunidad y la aproveché»

Nunca se me pasó por la cabeza el hecho de que me sentí atraído por las startups porque pensaba más en mis habilidades que en el valor que una gran empresa les daría. Al menos no conscientemente. Pero esa es la conclusión de un artículo de investigación provocativo titulado “Asymmentric Information and Entrepreneurship” (Información asimétrica y espíritu empresarial), que explica una nueva teoría de por qué algunas personas eligen ser empresarios.

La conclusión de los autores sería la siguiente:

“Los empresarios piensan que son mejores de lo que muestran sus currículos y se dan cuenta de que pueden ganar más dinero yendo solos.   Y en la mayoría de los casos, tienen razón.”

Resumiré las conclusiones del documento y luego compartiré algunas reflexiones sobre lo que podrían significar para las empresas, para los empresarios y para la educación empresarial.

Por cierto, mientras lee las conclusiones, tenga en cuenta que los autores no solo hablan de empresarios de alta tecnología. Están hablando de todos los que deciden trabajar por cuenta propia, desde un vendedor de comida de la esquina sin un certificado de terminación de escuela secundaria, hasta un fundador de alta tecnología con un doctorado en informática de Stanford.

La investigación de los autores provino de 12,686 personas mayores de 30 años.

Ellos encontraron (las causas de por qué los empresarios crean empresas en lugar de unirse a ellas):

  1. Señales visibles en el papel Cuando busca un trabajo, los empleadores solo observan su capacidad a través de las señales o referencias visibles a través de un currículum, con una lista de sus calificaciones educativas e historial laboral. Las “señales” (visibles) es un término académico sofisticado para describir cómo una parte (en este caso alguien que quiere un trabajo) transmite de manera creíble la información a otra parte (un posible empleador).
  2. Capacidad. Las personas eligen ser empresarios cuando sienten que son más capaces de lo que los empleadores pueden descubrir de su currículum o una entrevista. Por lo tanto, los empresarios inician negocios porque no pueden señalar su valor a los posibles empleadores (porque los empleadores no son capaces de observar estos valores).
  3. Mejor paga. En general, cuando las personas eligen el espíritu empresarial ganan un 7% más de lo que tendrían en un trabajo corporativo. Esto se debe a que en las empresas el pago generalmente se establece mediante señales observables (su educación, experiencia, historial laboral).
  4. Pago menos predecible. Pero la desventaja de ser un empresario es que, como grupo, su salario es más variable: algunos ganan menos que si trabajaran en una empresa, otros mucho más.
  5. Más inteligente. Los empresarios obtienen puntuaciones más altas en las pruebas de capacidad cognitiva que lo que predecirían sus credenciales educativas. Y su capacidad cognitiva es mayor que aquellos con las mismas credenciales educativas y laborales que eligen trabajar en una empresa.
  6. Inmigrantes y financiación. La señalización (o la falta de ella) puede explicar por qué algunos grupos, como los inmigrantes, con señales menos creíbles para las empresas existentes (provienen de escuelas desconocidas, sin licencia para ejercer, historial laboral no verificable, etc.) tienden a gravitar hacia el espíritu empresarial. Y la razón por la cual la financiación de las familias y los amigos es una fuente dominante de financiamiento para las empresas en etapa inicial (porque los amigos y la familia conocen la capacidad de un empresario mejor que cualquier currículum puede transmitir).
  7. Los empresarios difieren en obtener una educación más formal porque acertadamente esperan que su productividad sea más alta de lo que los empleadores puede inferir solo de sus calificaciones educativas. (No hay señales de habilidades empresariales).

Limones Versus Cerezas  La conclusión más provocativa en el documento es que la información asimétrica sobre la capacidad lleva a las compañías existentes a emplear solo trabajadores «limones»,  que son relativamente improductivos .

Los trabajadores talentosos y más productivos eligen el emprendimiento.

(La información asimétrica se produce cuando una parte tiene más o mejor  información que la otra).

En este caso, los empresarios saben algo que los posibles empleadores no saben: que en su currículum no muestra (no hay forma de medirlo o identificarlo) resistencia, curiosidad, agilidad, ingenio, reconocimiento de patrones, tenacidad y tener una pasión por los productos.

Esta implicación de que los emprendedores son, de hecho, «cerezas» contrasta con una gran cantidad de literatura en ciencias sociales, que dice que los emprendedores son los «limones»: aquellos que no pueden encontrar, no pueden mantener o no pueden soportar «trabajos reales».

 

Entonces, ¿qué hacer con todo esto?

Si los autores (del estudio) tienen razón, la forma en que señalamos la capacidad (resumiéndose en la educación y el historial de trabajo) no solo es un mal indicador de éxito, sino que tiene implicaciones para las empresas existentes, las empresas emergentes, la educación y las políticas públicas que requieren mayor reflexión e investigación.

Empresas: 

En el siglo XX, cuando las empresas compitieron con sus compañeros con el mismo modelo de negocio, querían empleados para ayudarles a ejecutar modelos de negocio actuales (ya que estaban trabajando, por ejemplo, en una línea de montaje la escritura de un código de programación o la ampliación de productos actuales). Hubieron pocas pérdidas cuando no contrataron empleados que tuvieran habilidades empresariales (casi ni importaba que las tuvieran)

Sin embargo, en el siglo XXI, las empresas están buscando empleados para ayudarles a actuar como emprendedores. No obstante, sus procesos de reclutamiento y entrevista, que definen las señales que buscan, aún se centran en la ejecución (como en el siglo XX) y no en (poder identificar) las habilidades empresariales.

Sorprendentemente, la compañía que mejor personificó esto no fue una compañía de manufactura tradicional, sino Google. Cuando Marissa Mayer dirigía los procesos de lanzamiento de los productos en Google, el New York Times describió su proceso de contratación :

«La mayoría de las veces, se basa en gráficos, diagramas y análisis cuantitativos como base para una decisión, especialmente cuando se trata de evaluar personas … En una evaluación de contratación de personal, ella evalúa promedios de calificaciones y resultados del SAT (el SAT es un examen estandarizado que se usa extensamente para la admisión universitaria en Estados Unidos) para reducir una lista de candidatos, muchos de los cuales se han graduado de las escuelas de la Ivy League (se compone de 8 universidades: Brown, Columbia, Cornell, Darmouth, Harvard, Pensilvania, Yale y Princeton; esto quiere decir, universidades de prestigio y muy caras)… Una candidata obtuvo una C en macroeconomía. «Eso me preocupa», dice Mayer. «Los buenos estudiantes son buenos en todas las cosas «.

De Verdad. Que perfecto ejemplo de señalización adversa (para alguien con potencial para empresario).

No es de extrañar que los productos de Google más exitosos, aparte del motor de  búsqueda (que se creó por cierto en un garage)hayan sido adquisiciones de nuevas empresas, no productos internos: YouTube, Android, DoubleClick, Keyhole (Google Maps), Waze fueron iniciados y dirigidos por empresarios. El tipo de personas que Google y Marissa Mayer no contratarían, fueron las personas que crearon las compañías que ellos compraron.

Emprendimiento.

Cuando compartí el documento con Tina Seelig en Stanford, ella preguntó: «Si las escuelas ofrecen mejores maneras de señalar el potencial de alguien para los empleadores, ¿esto llevará a menos espíritu empresarial?» Pregunta interesante.

Imagínese si, en un mundo perfecto, los reclutadores corporativos encontraran la manera de identificar a los siguientes Steve Jobs, Elon Musks o Larry Ellisons. ¿Los procesos, procedimientos y modelos de negocios corporativos existentes aplastarán sus talentos innovadores, o conducirán a las grandes empresas a un nuevo renacimiento?

El entorno económico

Entonces, ¿qué tanto de la señalización (contratación solo por las calificaciones del currículum) está influenciada por el entorno económico? Uno podría asumir que en un período de bajo desempleo, será más fácil obtener un trabajo tradicional, lo que llevaría a menos empresas emergentes y explicaría por qué las grandes empresas suelen fundarse durante una recesión. Aquellos que no pueden conseguir un trabajo tradicional comienzan su propia empresa. Sin embargo, otras políticas públicas entran en juego.

Entre fines de la década de 1930 y la década de 1970, la tasa impositiva de los Estados Unidos para individuos que ganaban más de cien mil doláres fue entre el 70% y el 90% (los impuestos sobre las ganancias de capital fluctuaron entre el 20% y el 25%). El capital de riesgo floreció cuando las tasas impositivas cayeron en picada a fines de los años 70.

¿El espíritu empresarial fue sofocado por los altos impuestos sobre la renta personal? ¿Y floreció solo cuando los empresarios vieron la oportunidad de ganar mucho más dinero por su cuenta?

Dejando una empresa. 

Algunos emprendimientos nuevos son iniciados por personas que dejaron grandes empresas para comenzar la suya, lo que significa que no estaban tratando de encontrar un empleo en una corporación, sino que intentaban alejarse de ella.

Si bien comenzar su propia compañía puede parecer atractivo desde dentro de una compañía, la cruda realidad de arriesgar la estabilidad financiera, la familia, etc., es un obstáculo difícil de superar.

¿Qué motiva a estas personas a dejar la relativa comodidad de un ingreso corporativo estable y ponerse en pie por su cuenta?

¿Es la misma razón?

¿Su compañía no valora sus habilidades para la innovación y solo las mide en la ejecución? ¿O hay algo mas?

Educación Emprendedora.

¿El emprendimiento es para todos? ¿Debemos esperar que podamos enseñar el espíritu empresarial como una clase obligatoria? ¿O es un llamado?

Aumentar el número de nuevas empresas solo generará riqueza agregada si aquellos que inician empresas son realmente más productivos como empresarios.

Lecciones aprendidas

  • Los empresarios inician sus propias empresas porque las empresas existentes no valoran las habilidades que no encajan en un currículum
  • Las personas más talentosas eligen el espíritu empresarial (Limones contra cerezas)
  • Lee el estudio (“Asymmentric Information and Entrepreneurship”) y hazme saber lo que piensas.

 

Ahora me entiendes cuando te digo que es mejor alguna veces traducir tal cual que «ponerle mi huella» a un articulo tan preciado como este.

Vuelve a leer cuantas veces quieras esta genial pieza de colección; intentaré darme un tiempo en traducir el estudio al que se refiere Steve Blank, mientras tanto, coméntame, ¿que te pareció? ¿Coincide con lo que piensas acerca del emprendimiento?

Fernando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.