Emprender como medio para alcanzar tu visión y el peligro de los mensajes ilusorios

Resumen: Emprender como medio para alcanzar tu visión es lo último que te van a aconsejar los vendedores sueños; antes te ofrecen un sinfín de mensajes ilusorios, generalmente en verbo futuro, que te mantienen soñando despierto, hacer caso a esos consejos te alejan de tu visión o propósito, pierdes tu dinero y tu motivación.

¿Qué son los “mensajes ilusorios”?

Emprender como medio para alcanzar tu visión es lo último que te van a aconsejar los vendedores de sueños, antes te ofrecen un sin fin de declaraciones ilusorias, generalmente en verbo futuro, que te mantienen soñando despierto; aunque las intenciones sean acaso buenas, estos comerciantes recurren al marketing de sueños para hacerte un llamado al emprendimiento. Hacer caso a estos consejos ilusorios sin evaluar su eficacia te alejan de tu visión o propósito.

Una forma de saber que tales mensajes son ilusorios es porque casi siempre vienen acompañados con un verbo en futuro: Por ejemplo:

Si emprendes, entonces…

serás libre financieramente”,

“serás tu propio jefe”,

“podrás trabajar desde casa”,

“harás tu empresa del tamaño que quieras,”

“serás una empresa unicornio”,

“tu empresa será disruptiva”,

“viajarás a donde quieras”,

“llevarás tu negocio en una laptop”.

El subconsciente sabe que tienes una necesidad del alcanzar lo que deseas, quizá quieres tener más tiempo disponible, ser solvente financieramente, viajar, etc., y empieza a actuar una vocecita en nuestro interior que nos dice “si, pagas por esa llamada a la acción lo conseguirás” … y lo hacemos.

Ninguno de esos mensajes ilusorios tiene el propósito de ayudarte emprender, simplemente obedecen en primera instancia a sus propios intereses.

Cuando un “influencer”, un articulo, una revista o una página web, entre otros medios, combinan un vocabulario relacionado con el término “emprendimiento” en cualquiera de sus formas, con verbos en futuro y tus sueños, ten cuidado, buitres, frivolidades o distractores están a la vista.

El término más engañoso de todos es la poderosa fantasía del verbo “ser o estar” en futuro, con adjetivos de paz y bienestar, por ejemplo, cuando emprendas “serás dichoso…”, “serás feliz…”, “serás rico…”, “serás dueño de tu tiempo…” (o elige el adjetivo que represente para ti alcanzar la felicidad)

Puedo seguir hasta el cansancio y la lista de verbos en futuro asociados a adjetivos de sueños que quieres alcanzar para engancharte no termina, así que mejor te revelo la fórmula del lenguaje futurista que te desenfocará.

Veamos la formula en acción.

Llamada a la acción

+

Verbo en futuro + Adjetivo de bienestar

=

Entonces

(lo que sueñas alcanzar)

Si compras mi curso para emprender tu propio negocio + Serás + Feliz = Tendrás más tiempo para tu familia
Si pagas por mis consejos, yo te enseño como ser dueño de un negocio + Alcanzarás

+

Bienestar = Trabajarás en tu casa

La cosa puede empezar desde una imagen sin palabras donde tú evocarás lo que deseas alcanzar (tu sueño) y le puede aplicar a cualquiera. Es psicología de ventas que deslumbra a los nuevos:

O puede ser un mensaje con una cándida promesa…

 

El anuncio dice “Arrasa a nivel digital de forma fácil” y más adelante “para que te conviertas en crack” o sea, en una persona que alcanza fama y notoriedad. Estarás de acuerdo conmigo que, si fuera fácil y directo lograr las cosas que queremos o apreciamos, todos podrían conseguirlo y, por lo tanto, no tendrían valor. Por supuesto, ese mensaje está dirigida a las nuevas personas en el mundo emprendedor.

O este otro mensaje futurista. ¿Será que descubrieron el secreto de las Kardashian y lo están vendiendo?

¿Ellos tendrán millones de seguidores? La respuesta corta es no. Es un mensaje para los nuevos o Pymerizos.

Pero también hay quienes utilizan palabras negativas que tienen el poder de influir en una decisión equivocada:

En la página principal de Pymerizos.com responsablemente te explicaremos que tienes derecho a elegir cómo vas a obtener tus ingresos, y que cualquier decisión que tomes, ya sea como emprendedor o empleado, esa es la decisión correcta para ti. Nadie puede juzgarla. La ironía es que ese vendedor necesita precisamente el dinero de los empleados para ganar dinero.  

Una persona empleada o emprendedora puede ser feliz, también puede alcanzar sus metas personales y por supuesto, puede alcanzar sus metas financieras. Así que no creas cuando dicen que es malo ser empleado, pero también te aconsejamos que te eduques en las cosas básicas antes de emprender.

En el siguiente mensaje me pregunto si estarán tan desesperados por atraer nuevos lectores al grado de escribir contenido de este tipo:

¿Descubrir lo fácil que es tener una gran fortuna en los inicios de tu carrera laboral? Sin palabras.

¿Qué tienen en común todas esas imágenes y mensajes ilusorios, generalmente en verbo futuro?

Qué están dirigidos a las personas novatas o Pymerizas.

Son lucecitas brillantes que nos atraen, como la luz de una vela a la polilla.

Tienes que estar alerta de esas declaraciones ilusorias y en lo posible, evitarlas hasta que estés listo para decidir lo más conveniente para ti (al final te obsequio mi propia hoja de evaluación cualitativa)

Muchas veces, no decidir, es la mejor decisión hasta que tu mente tenga clara el camino que seguirás, o en otras palabras, que las decisiones que tomes estén alineadas a tu visión.

Si los paracaidistas practican sus saltos primero en tierra antes de arriesgarse a hacerlo desde el cielo, ¿por qué tú y yo no podemos hacer lo mismo? Si después de todo, emprender es un salto de fe, ¿por qué continúan vendiéndonos la idea de emprender sin practicar tu salto previamente? O, dicho de otra manera, ¿por qué razón aceptarías seguir un mensaje ilusorio y empezar a gastar tu tiempo y dinero sin conocer el camino que vas a seguir?

¿Por qué las declaraciones ilusorias te desvían de la visión?

No tengo nada en contra de que cada quien haga su esfuerzo de ventas, pero no estoy de acuerdo con el “marketing de sueños” para alcanzar su propósito. No es ilegal, pero tampoco es moralmente correcto. Existen muchos libros, técnicas y especialistas en el tema; escribe en Google términos relacionados como “marketing de sueños”, “marketing de lavado de cerebro”, “psicología para ventas”, “neuromarketing”, entre algunos, para que te des una idea del enorme mercado de la persuasión para alterar una conducta.

Para el que ya caminó antes por esos caminos, te podrá decir que esas publicaciones futuristas e ilusorias que prometen grandes cosas sin esfuerzo son, generalmente, ayudas a medias y temporales.

Si te involucraste en perseguir esas declaraciones ilusorias, entonces estás destinado a perder tu recurso más preciado, tu tiempo.

Y no me refiero solo al tiempo que le dedicas a leer o estudiar tales cosas, porque es posible que, al ser novato, lo nuevo y brillante te llame la atención, sino que me refiero al tiempo que te llevará realinear tu visión una vez que abres los ojos, puede incluso que hayan pasado años o lo más triste, renunciar.  Tengo conocidos que me han platicado geniales ideas para emprender un negocio y han gastado mucho dinero pagando un curso de esto, un curso de aquello, un ebook, un seminario, etc., y no han despegado aún, sin embargo, cuando los he invitado al Taller para Desarrollar Tu Propio Negocio y al ver que es casi gratis porque es un programa social de ayuda a mi comunidad que tengo desde hace ocho años, no les ha interesado. Es como si estuvieran hipnotizados con tanta publicidad ilusoria y no sean ya capaces de ver lo que es bueno para ellos.

Una declaración ilusoria es como decirte “cruza el bosque porque al final encontrarás lo que deseas” Pero, ¿para dónde apuntas? 

Es seguro que te perderás muchas veces, por lo tanto te convertirás en un especialista en dar vueltas, pero no en concretar.

En cambio, una declaración de visión es como una brújula, te dirá algo así: “cuando cruces el bosque, sigue a la estrella del norte, es la más brillante, entonces encontrarás lo que buscas”.

¡Por supuesto que eso es apuntar a algo!

La visión es un faro que te da rumbo hoy, no mañana.

La visión determina la estrategia que vas a seguir, los planes para conseguirlo y la forma de hacerlo.

Ese es el orden correcto de las cosas.

Quizá puedas llegar a justificarte con expresiones como “con mi novatez pagué el derecho de piso”.

Yo lo hice durante algún tiempo, hasta que reconocí que no me preparé para reconocer esas lucecitas brillantes enfrente de mí.

Es posible que digas, “bueno, uno no está siempre preparado para distinguir esas lucecitas” yo te diré que tienes razón y para compensarlo necesitas contar con un mentor. Estoy preparando algo muy bueno al respecto que les compartiré.

Entonces…

¿Cómo vencer las afirmaciones futuristas?

Una de las lecturas vivenciales más intensas acerca de la visión la aprendí estudiando al Apóstol Pablo.

En Filipenses 4:12 dijo algo que me sorprendió:

“Yo sé cómo vivir en pobreza o en abundancia. Conozco el secreto de estar feliz en todos los momentos y circunstancias: pasando hambre o estando satisfecho; teniendo mucho o teniendo poco”

¿A cuál secreto se refería Pablo?

Seguía una visión.

Pablo aprendió que las situaciones por las que pasó, tanto malas como buenas, eran temporales, incluso las aparentemente malas, no lo fueron, porque en otra parte dice

“Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bienesto es, para los que son llamados conforme a Su propósito.”

Pablo se refiere a TODAS LAS COSAS, no solo a las buenas, sino que en ambas hay un provecho si tenemos entendimiento para verlo. ¿No acaso cualquier emprendedor exitoso te aconseja que aprendas de los fracasos? Bueno, he ahí la fuente original del consejo.

Lo que me maravilló fue que lo único que se mantenía inamovible en Pablo era su visión y su propósito de alcanzarla.

¡Y la alcanzó! 

¿Cómo lo hizo?

En 2 Timoteo 4:7 Pablo expresa “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe”.

Y luego dice “Ahora me espera una corona que recibiré como muestra de aprobación”

Es decir, Pablo habla que alcanzar la visión o su propósito constó de dos etapas:

  • La primera etapa fue el proceso que vivió: emprendió, se mantuvo firme no obstante las circunstancias y llegó a la meta, pero lo más importante, Pablo creyó que era posible (fe es la certeza de lo que se espera y no hay cabida a la duda)
  • La segunda etapa fue recibir la corona: es la consecuencia o efecto de haber vivido el proceso.

Y ambas etapas son tan importantes. Hoy queremos el éxito aparezca como palomitas de microondas… gracias a los mensajes ilusorios.

La visión que tenía Pablo, a diferencia de los doce Apóstoles que se quedaron en Israel para compartir el evangelio, era llevar las enseñanzas del evangelio a las personas no judías, es decir, al resto del mundo. Siempre de adaptó para su propósito conforme se le presentaba cada situación.

Y esa visión fue el faro que lo guió hasta el final y dejó una huella imborrable en el mundo.

La visión, una vez que la tienes clara y establecida en tu mente y en tu corazón, te indica si vas por el camino correcto y, lo más importante, la visión nunca te distrae o te detiene, porque la visión no contiene mensajes futuristas o ilusorios.

La visión solo es útil en tiempo presente y se trabaja un día a la vez.

¿Entonces, cómo distinguir un mensaje ilusorio del que no lo es?

La respuesta es pregúntale a tu Visión.  ¿Son atajos? ¿Cortan las etapas?

Porque la visión no es lo mismo que futurizar con un “ya me vi”, es decir, esas afirmaciones ilusorias que hacen que sueñes despierto.

Por supuesto que todos trabajamos para construirnos un estilo de vida equilibrado acorde a nuestros ingresos. Pero debes enfocarte en la visión para saber si lo que vas a elegir está alineado a ella.

El Pymerizo es el novato que se deslumbra fácilmente; yo estuve estancado dos años en esta etapa y quebré mi negocio por falta de visión. Tú no te rindas.  Si has sido derrotado por decidir erróneamente, pero sabes que emprender es lo tuyo, entonces regresa con una visión clara y lucha por ella, eso es lo admirable del emprendedor, como lo es Pablo.

Mi consejo a los que empiezan, es que en etapas incipientes no es necesario tener establecida la visión que regulará tus acciones, sino empezar a aprender y evaluar si emprender es lo tuyo.

Me parece que ya tienes perfectamente claro de la importancia de enseñarte a no caer en la trampa de los mensajes ilusorios.

El fin de la etapa Pymeriza es que descubras si emprender será lo tuyo y, por lo tanto, debes proponerte pequeñas metas operativas que te alienten, que aprendas, que empieces a soltarte hasta que decidas si emprenderás formalmente o serás un excelente empleado. En ambos casos, tus bases serán muy sólidas.

Cuando decidas que serás Emprendedor, conocerás que existen métodos, técnicas y herramientas de gestión para validar y consolidar tu idea de negocios, sin embargo, lo más importante no es el método o la herramienta, sino el pensamiento estratégico empresarial.

Personalmente me tomó casi dos años, operativamente hablando, moldear mi pensamiento y mi sistema de trabajo (otros le llaman “modelo de negocios”) que me permitiera trabajar en construir el estilo de vida que elegí. Ya en esa etapa, la visión debe estar delineada, pero es casi seguro que los emprendedores previos a esta pepita de oro hemos sucumbido a las llamadas a la acción de los mensajes ilusorios. No te desgastes, ni pierdas tus energías, lo importante es que hayas despertado del hipnotismo y empecemos el camino con nuestro faro personal, que es la visión.

El pequeño empresario, que ya ha probado las dos etapas anteriores (Pymeriza y Emprendedora) y que está en la búsqueda de sostener o aumentar el tamaño de su negocio, ya debería tener una visión bastante clara como para saber que su negocio no es el fin, sino el medio para alcanzar su visión y el estilo de vida que desea, entonces se dedica a seguir este propósito por el resto de tus días.

Es imposible no toparse con un mensaje ilusorio, también es imposible evaluar algo hasta no haberlo probado y, por otro lado, es importante reconocer que, aunque lleves 10 años o 20 años haciendo algo, si empiezas algo nuevo, entras otra vez en la categoría de Pymerizo, se llama humildad reconocerlo, su opuesto es la soberbia, orgullo o altivez y por lo tanto, este consejo te aplicará también para no caer en el exceso de confianza.

Es posible que a estás alturas te estés preguntando cómo evitar ser presa de los mensajes ilusorios y enfocarte en la construcción de tu negocio sin pérdida de tiempo.

Gran pregunta.

En los primeros módulos del Taller para Crear y Desarrollar Tu Propio Negocio, de mi Programa de Educación Empresarial «Gana Dinero Con Tu Pasión», conmino a mis estudiantes a conseguir mentores, me preguntaron su tenía un método y les comenté que seguía una serie de reglas autoimpuestas para hacerlo me pidieron compartirlo y escribí dos Pepitas de Oro relacionadas entre sí, la primera la titulé “Cómo encontrar un mentor en 3 pasos” y debido a esa Pepita de Oro  me preguntaron si un mentor podría ser el autor de una publicación, generalmente un libro, afirmé que si; entonces escribí otra Pepita de Oro: “Mentores como autores de un libro”, donde afirmo que para que se efectivo, como el cordón de tres dobleces que es difícil de romper, es la interacción entre:

  1. Un mentor
  2. Un libro o fuente de información de lo que deseas aprender (podcast, video, etc.)

Generalmente, las llamadas a la acción de los mensajes ilusorios los evaluamos nosotros solos, pero eso ya no va a ocurrir, al menos eso espero de ti a estas alturas.

Esto harás.

  1. Cuando tengas la necesidad de adquirir un nuevo conocimiento pregúntate siempre si esto te ayudará a cumplir con tus metas, de que manera, en que tiempo y si está alineado a la visión.
  2. Has una investigación debida, busca reseñas y recomendaciones, pero no de otros novatos o pymerizos, todos ellos alabaran lo nuevo y brillante; aquí es donde entra en acción el consejo del mentor: pregunta su punto de vista.
  3. Finalmente, toma tu decisión; ¡tómala! sin parálisis por análisis (proscatination)

Estructurando los tres pasos anteriores en una lista de verificación, y dado que mi tiempo es mi recurso más valioso, hice un formato que me ayuda a evaluar un nuevo conocimiento o habilidad que deseo adquirir. Te lo ofrezco sin quitarle nada, si lo mejoras, compártelo, me dará gusto revisarlo.

Conocimiento o habilidad que deseo a adquirir: Aprender a construir y administrar una página web con una plataforma CMS sin necesidad de código fuente.
Qué meta o objetivo alcanzaré: Abrir una página web llamada Pymerizos.com para compartir mi experiencia y educación empresarial a las personas novatas o que estén en el rango de los tres de años de apertura de su negocio.
Seleccionar TRES opciones de Plataformas para evaluarlas: WordPress.com

Wix.com

WordPress.org

(Seleccioné WordPress por su independencia)

El nuevo conocimiento formará parte de mi Estrategia, de mi Táctica o de mi Eficacia operacional y por qué.

Puede elegir las tres, dos o al menos una (esto quiere decir que se está alineado a la visión)

Aprender a utilizar WordPress está alineada con la estrategia, con la táctica y con la eficacia operacional. En años anteriores solo tenía tiempo para impartir talleres presenciales con seguimiento hasta a 50 emprendedores por año. Con www.Pymerizos.com podemos difundir el programa Gana Dinero Con Tu Pasión, no solo en mi comunidad, sino al resto del país por medio del internet.

También me permitirá tener mejor administración del tiempo y trabajar en la elaboración de contenido de calidad.

Contribuimos al desarrollo económico de mi región y por la naturaleza del internet, al resto del país.

Tiempo estimado en aplicar el conocimiento adquirido: 180 días.
Opinión de mentores Están de acuerdo con la decisión, uno de ellos desea participar en el proyecto.
Fuentes de información y educación seleccionadas: Conocidas: WordPress.org, Udemy, WPBeginner, MyTheme Shop, entre algunos.

En el proceso de solución de problemas conocí a Neetwork, Skillshare.

Resultados Pagué un curso en Udemy que resultó un desastre, la instructora española, conoce el tema, pero no sabe  cómo organizar y compartir su conocimiento, perdí $38 dólares.

 

WPBeginner: aprendí buenos fundamentos básicos.

 

Skillshare me registré en el trial y me di de baja. Aprendí de un empresario neoyorkino acerca de la estrategia en planes de negocios. No es un conocimiento técnico relacionado a WordPress directamente, pero aplica a todo el emprendimiento.

 

Neetwork es la mejor opción hasta el momento y es gratuita.

 

Conocí en el camino a otros empresarios que están aprendiendo web y nos ayudamos a solucionar problemas.

 

Dinero invertido Hosting, dominio, un plugin maquetador que después descubrí que es Lock-in (no recomendable), pagué dos cursos.

 

En total invertí $4,500 pesos mexicanos, de los cuales $3,750.00 pesos han sido aprovechados y $750.00 con la instructora española de Udemy los perdí por la mala calidad del curso.

 

Es tu turno.

Te veo en los comentarios.

No desistas.

Fernando.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.