CÓMO LA AMERICA DE 1850 OFRECIÓ UN MODELO PARA ESCAPAR DE LA POBREZA

Yo le llamo Pepitas de Oro a un articulo, ensayo u opinión que me proporcione perspectiva o comprensión, ya sea vertical u horizontal acerca de un tema empresarial. Las valoro tanto como el consejo de un mentor. Voy a compartirles una pepita de oro de un post que lei, originalmente esta en inglés, así que hice la traducción del inglés sin agregarle nada de mi cosecha, pues creo que afectaría la esencia de la misma. La considero una pepita de oro porque estamos viviendo tiempos de renovación en México, así como del despertar de una pesadilla que nos tuvo dormidos durante tanto tiempo. Mi esposa cuando la leyó me pidió que explicara con un ejemplo como podemos aplicar el consejo. He aquí la publicación.

Los autores son CLAYTON M. CHRISTENSEN , EFOSA OJOMO y KAREN DILLON y fue publicada en la página Fortune (clic en el nombre para ir directamente a la publicación en inglés) el pasado 17 de enero de 2019, espero la disfruten tanto como yo, mis respetos a los autores.

La próxima semana, los ejecutivos de negocios de primer nivel y los líderes mundiales se reunirán en la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos para discutir la globalización y los problemas más acuciantes del mundo. Uno de los temas que se tratarán es la pobreza global y cómo erradicarla finalmente.

Para comprender mejor cómo hacerlo, los líderes deben estudiar la historia de cómo Estados Unidos hizo la transición de la pobreza a la prosperidad.

Imagine un país donde la esperanza de vida promedio es de solo 45 años, la mortalidad infantil es de 200 muertes por cada 1,000 nacimientos y menos del 5% de las personas tienen acceso a la electricidad. En este país, la persona promedio gasta más de la mitad de sus ingresos en alimentos. Hay poca ayuda del gobierno y la corrupción está muy extendida en todos los niveles, desde el local hasta el federal; El compañerismo, no el mérito, determina la mayoría de los empleos de la administración pública. ¿Qué país empobrecido adivinarías que es esto?

Son los Estados Unidos de América, en el siglo XIX.

En casi cualquier medida, los Estados Unidos en la década de 1850 estaban más empobrecidos que los actuales Angola, Mongolia o Sri Lanka. La mortalidad infantil fue aproximadamente tres veces peor que la tasa de mortalidad infantil en África subsahariana en 2017 . La sociedad estadounidense entonces, con una falta de instituciones e infraestructuras estables, no se parecía en nada a la de hoy.

Pero esa es exactamente la razón por la que la historia de América ofrece esperanza a las naciones pobres de todo el mundo.

A pesar de estar empobrecidos, no regulados y con una infraestructura deficiente, EE. UU. Se convirtió en un territorio fértil para muchas innovaciones creadoras de mercado. Estas innovaciones transformaron productos complicados y costosos en productos simples y asequibles para que más personas en la sociedad puedan acceder a ellos. Además, la creación de un nuevo mercado provocó nuevos empleos, ganancias y un cambio en la cultura de una región.

Tomemos, por ejemplo, la historia de Isaac Merritt Singer. Es posible que Singer no sea el innovador estadounidense más famoso, pero tuvo un impacto significativo en la prosperidad de los Estados Unidos a través de su misión de hacer que la máquina de coser sea accesible para todos. Con las mejoras mecánicas que hicieron que la máquina fuera más simple, menos costosa y más confiable, la máquina de coser de Singer redujo el tiempo promedio que tomó coser una camisa de aproximadamente 14 horas a solo una.

Junto con su socio Edward Clarke, Singer no solo innovó un producto, sino que también desarrolló un modelo de negocio para garantizar que la compañía pudiera sobrevivir en un entorno empresarial y legal desafiante. Estas innovaciones incluyeron la creación de sucursales, el envío de personal de ventas y servicio puerta a puerta, ofrecer lecciones a los clientes sobre cómo usar el producto y extender el crédito a los clientes con escasez de efectivo.

Como resultado, las ventas aumentaron. En 1873, la demanda era tan alta que Singer tuvo que construir la fábrica de máquinas de coser más grande de los EE. UU., Con una capacidad de fabricación de 7.000 unidades por semana.

El mercado de máquinas de coser creó mercados para una gran cantidad de otros productos e industrias, como ropa asequible, grandes almacenes y materias primas como acero, madera y algodón. Con esto surgieron empleos, ganancias e ingresos fiscales que ayudaron a financiar gran parte de la infraestructura y las instituciones de Estados Unidos, como el establecimiento del primer grupo de patentes y la construcción de ferrocarriles que transportaban las máquinas de coser.

La innovación creadora de mercado de Singer fue solo la punta del iceberg. Generaciones de empresarios estadounidenses tuvieron éxito, en contra de las sorprendentes probabilidades, al ser pioneros en otras innovaciones creadoras de mercado.

Por ejemplo, Henry Ford, que hizo que el automóvil fuera más asequible para que muchas más personas en los Estados Unidos pudieran tener uno, tuvo más que ver con el éxito de la infraestructura vial de los Estados Unidos que el gobierno de los Estados Unidos en ese momento.

Cuando el Modelo T de Ford agilizó el proceso de fabricación del automóvil y lo hizo más rentable, millones de estadounidenses compraron el automóvil. Esto, a su vez, creó una fuente estable de ingresos fiscales (en forma de impuestos sobre las ventas, el gas y los neumáticos) para el gobierno. Estos ingresos también ayudaron a desarrollar la infraestructura y las instituciones de transporte de Estados Unidos.

El patrón para salir de la pobreza a través de la innovación es claro. Primero, viene la inversión privada en innovaciones creadoras de mercado, luego la inversión pública en infraestructura e instituciones que ayudan a una nación a prosperar. Japón y Corea del Sur han seguido este camino, con la transformación económica impulsada por sus propias culturas de innovaciones creadoras de mercado. A raíz de sus guerras devastadoras, la idea de revitalizar cada una de esas economías parecía casi imposible. Sin embargo, en pocas décadas, Japón y Corea del Sur se transformaron de economías empobrecidas en potencias mundiales, basadas en gran medida en compañías que crearon innovaciones exitosas para crear mercados, como las japonesas Sony y Toyota, y las surcoreanas Samsung y Kia.

Hoy, cuando vemos que los países empobrecidos de todo el mundo luchan por prosperar, tendemos a centrarnos en enviar más y más dólares en ayuda. Pero la historia nos ha mostrado un poderoso camino para salir de la pobreza: la innovación que crea el mercado.

Como aplicar este el concepto de Innovación para crear mercado en la actualidad:

Ejemplo 1. Pasteleria Choco & Late

Voy a utilizar el ejemplo de la Pastelería Choco & Late, antes, por favor lee aquí su historia para que conozcas el contexto.

Choco & Late empezó de manera informal, solo eran Juan y María. Juan entregaba los pasteles que María cocinaba. Las ganancias eran solo para ellos. Cuando crecieron, compraron batidoras, un refrigerador más grande, y en general más herramientas para producir más pasteles. Rentaron un local, luego dos hasta llegar a cinco. Integraron el reparto a domicilio.

Pues bien, ellos construyeron toda una economía alrrededor del pastel de chocolate: proveedores de huevo, leche, harina, azúcar, chocolate, gas, herramientas y equipos de cocina, técnicos instaladores, refaccionarias, llanteras, lavado de autos, talleres de servicio automotriz y la lista sigue.

Cuando te constituyes en una empresa formal, entonces estás en condiciones de ayudar a tu comunidad a salir del estancamiento.

Ejemplo 2: Sears, un modelo de negocios fallido

Escribí una pepita de oro acerca de la declaración de bancarrota de Sears, que titulé ¿Sears es otro modelo de negocio fallido? 6 consejos para la pequeña empresa acerca de la Estrategia. Sears, otro modelo de negocio fallido que se suma a la lista de empresas como Blockbuster, Kodak, Olivetti, etc. Sears es lo opuesto Singer, era el actor predominante en el mundo del retail, pero no supo adaptarse a las condiciones actuales y gradualmente empezó su caída.

Clayton M. Christensen es el profesor de administración de empresas Kim B. Clark en la Escuela de Negocios de Harvard. Efosa Ojomo lidera la investigación de prosperidad global en el Instituto Clayton Christensen para la Innovación Disruptiva. Karen Dillon, ex editora de Harvard Business Review e investigadora principal sobre prosperidad global en el Instituto Clayton Christensen para la Innovación Disruptiva. También son coautores de La paradoja de la prosperidad: cómo la innovación puede sacar a las naciones de la pobreza .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.